Fases y ciclos del sueño

Científicos clasifican las fases del sueño de acuerdo a las variaciones en la actividad del cerebro y del cuerpo mientras dormimos.  El sueño es cíclico y se divide en ciclos de aproximadamente 90 minutos que se repiten durante la noche.

Fase 1 – adormecimiento:  es la fase más ligera del sueño, en la actividad cerebral es ligeramente más baja que cuando estamos despiertos.  Los músculos siguen tonificados y la respiración se mantiene en ritmo normal. Dura aproximadamente 10 minutos.

Fase 2 – sueño ligero: es la etapa en la que el cuerpo va desconectándose lentamente de lo que hay en nuestro entorno en preparación para el sueño profundo en las fases 3 y 4.  Dentro de esta fase la temperatura del cuerpo baja y hay etapas de gran actividad cerebral intercaladas con otras de menor intensidad. Dura entre 10 a 25 minutos.

Fases 3 – transición: es una etapa muy corta, en la que se pasa del sueño ligero al profundo.

Fase  4 – sueño profundo: esta fase se caracteriza por ondas cerebrales más lentas, bajo movimiento ocular, tono muscular moderado y sin actividad genital.  En las fases 3 y 4 es más difícil que nos despertemos.   De hecho, si nos despiertan, nos sentimos somnolientos y no reaccionamos inmediatamente.

Fase 5 (REM) – esta fase, conocida como REM (rapid eye movement en inglés, o movimiento ocular rápido), es la fase asociada con los sueños y se caracteriza por movimientos oculares rápidos, ausencia de tonicidad muscular (sin movimiento), respiración irregular, ritmo cardiaco un poco más elevado y alta actividad cerebral. La primera etapa del sueño REM ocurre aproximadamente 90 minutos después de que te quedas dormido y dura alrededor de 10 minutos, las siguientes etapas de sueño REM van aumentando en duración y puede llegar hasta una hora.

Importancia del sueño profundo

El sueño profundo es esencial para la salud cognitiva.  En las fases 3 y 4 nos encontramos en un estado de relajación profunda y es cuando el cuerpo descansa y se recupera. Eso se da debido al incremento en la actividad del sistema nervioso parasimpático y reducción de actividad del sistema nervioso simpático.  

Los principales beneficios del sueño profundo son:

  • Restauración del cerebro;
  • Consolidación de la memoria;
  • Segregación de la hormona de crecimiento;
  • Reparación y fortalecimiento de tejidos, huesos, músculos y sistema inmune.

Importancia del sueño REM

En la fase de sueño REM el cerebro está más activo y por eso podemos tener sueños intensos.  Esta fase estimula las áreas del cerebro relacionadas con aprendizaje y está asociada al incremento de producción de proteínas.

 

Fuente: American Sleep Association, Cleveland Clinic, Sanitas (muysaludable.sanitas.es)


Publicación más antigua


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados