El chiste es moverte, no importa como

Estilo de vida

El estrés, el trabajo y las muchas cosas que requieren nuestra atención a diario crean tensión en el cuerpo; lo que puede dar lugar a dolores crónicos u otro tipo de malestar.  El ejercicio es una excelente manera de liberar la tensión acumulada.  El reto es encontrar el tipo de ejercicio que más te guste y que puedas integrar a tu rutina, sin sufrimiento ni presión.

¿Qué te gustaba hacer cuando eras niñ@?

¿Bailabas, andabas en bicicleta, brincabas la cuerda con tus amig@s?  Recuerda qué te encantaba hacer, eso te puede ayudar a implementar una nueva rutina de ejercicio.


Escucha tu cuerpo

Así como con la comida, una vez entiendas cómo los diferentes tipos de movimiento nutren tu cuerpo y tu mente, puedes armar tu plan de actividad física para darte el equilibrio que necesitas.

¿Te sientes débil y fuera de foco? Un ejercicio vigoroso para que tengas más energía puede ser una buena opción. ¿Qué tal una clase de kickboxing o una corrida?

¿Te sientes tens@? Tal vez una actividad suave como natación o yoga te pueda ayudar a relajar.


Muévete según tu personalidad

Si eres tranquil@ y te gusta estar solo, considera brincar la cuerda y tener un conjunto de pesas o bandas para que puedas moverte dentro de tu casa.

Si prefieres estar acompañad@ de un grupo de personas, te pueden funcionar mejor las clases grupales o deportes de equipo, que además promueven interacción y propósito.

Encuentra el horario que más te conviene

Así como algunas personas son más productivas en las mañanas y otras en la tarde/noche, para crear y mantener el hábito de hacer actividad física, considera en que parte del día te conviene más hacer tu ejercicio.  


Piensa en tu conveniencia y comodidad

Busca un gimnasio, estudio u otro lugar donde puedas ejercitarte que sea cerca de tu casa o a camino de tu oficina, si es el caso. Es importante encontrar un lugar que te sea conveniente y donde el ambiente sea agradable, cómodo y acogedor.  Esto aumentará tus posibilidades de ir regularmente.


Recuerda que la actividad física puede tener diferentes formas: (i) caminar hacia tu destino en lugar de irte en coche,  (ii) subir las escaleras en lugar de tomar el elevador, (iii) llevar tus hijos y/o perros a pasear en el parque, o (iv) una caminata en tu colonia.  Experimenta y encuentra una rutina que haga con que empieces a moverte y nutrirte todos los días.


Fuente:  Institute for Integrative Nutrition


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados